¿Cuántas palabras debe tener tu novela?

Esquinas Dobladas

LA EXTENSIÓN DE UNA NOVELA es uno de los factores más determinantes a la hora de elegir mi próxima lectura. Creo que es el segundo en importancia, detrás de la omnipotente temática. Cuando me voy de viaje, por ejemplo, tengo que guardar un equilibrio muy precario entre un libro lo suficientemente largo como para durarme todas las vacaciones pero que no pese tanto que termine saliéndome una contractura por llevarlo en la maleta.

Cuando escribo, la extensión (el número de palabras) es también algo que me preocupa. Suelo quedarme corta porque tiendo a obviar descripciones importantes y a resumir más de lo que me convendría (es algo en lo que estoy trabajando, de todas formas), aunque sí que es cierto que a la mayoría de los escritores con los que he tenido oportunidad de hablar suele ocurrirle lo contrario.

Si has participado alguna vez en algún reto tipo NaNoWriMo o simplemente utilizas el número de palabras como unidad de medida para lo que escribes (¿te marcas objetivos diarios de escritura?), quizás te interese comparar la extensión de tu manuscrito con la de otros libros que hayas leído. En este tweet que publiqué hace algunos meses te dejo un enlace a una lista estupenda con 120 libros ordenados por número de palabras, desde las 22.000 de El ratoncito de la moto (y no creas que no me siento muy satisfecha porque Cuando la luna brille tiene unas cuantas más) hasta las casi (atención) 600.000 de Un buen partido.

 

¿Cuántas palabras debe tener tu novela?

Tampoco es cuestión de que cojas tu novela favorita e intentes llegar al mismo número de palabras con la tuya. De hecho, es muy probable que esa estrategia no te funcione: la norma es que cada género de novela tenga una extensión determinada. Es mucho más inteligente coger tu género y tratar de circunscribirte al rango de palabras que suelen tener las novelas que pertenecen a él. Aunque, por supuesto, este número puede cambiar según las fuentes que consultes, he hecho un pequeño gráfico (porque ya sabes que me encanta enredar con Excel) conjugando las convenciones más extendidas sobre el número de palabras que debe tener cada novela de acuerdo con su género (he sacado los números aproximados de aquí, aquí y aquí).

Esquinas Dobladas

Lógicamente, no va a ser igual de largo un cuento infantil que una novela histórica (aunque mi novela histórica tenga una extensión ridícula para su género porque se supone que también es romántica y YA). Y, si lo piensas, tiene sentido, porque aparte de la edad del público para el que escribes tienes que tener en cuenta lo que quieres transmitir y los recursos que vayas a utilizar: en ciencia ficción, fantasía y novela histórica tienes que hacer un trabajo importante de worldbuilding o creación de mundos, describiendo una ambientación no familiar para el lector, lo cual te va a llevar bastantes miles de palabras; en cambio, en los géneros de novela negra, novela policíaca o novela de terror lo que buscas es conseguir un efectismo y una atmósfera frenética que haga estremecerse al lector: para ello, necesitas frases más cortas y directas que no dejen espacio a la distracción.

Pero, por supuesto, esto no es una ciencia exacta. Hay montones de ejemplos que se salen de estos intervalos, hay montones de subgéneros y amalgamas entre ellos y, obviamente, hay montones de novelas que no se ajustan a estos criterios. Además, hay que tener en cuenta factores como el idioma en el que uno escribe (por ejemplo, me consta que los estudios que se encargan de doblar películas de habla inglesa al alemán tienen que hacer verdaderos malabares para que les cuadren los tiempos porque esta última lengua utiliza más palabras que el inglés) y el estilo de cada uno.

Además, también hay que tener muy en cuenta qué dices con todas esas palabras. Si ves que te quedas corto, tendrás que plantearte si tu novela requiere que alargues las descripciones, añadas algunas escenas o, simplemente, que insertes subtramas para hacerla más compleja. Pero, si lo has revisado varias veces y tanto tú como tus lectores beta y/o correctores opináis que el ritmo es el adecuado para el tipo de historia y el enfoque que le hayas dado, no te obsesiones. Lo mismo digo si lo que te ocurre es lo contrario: ¿te pasas de palabras? Pregúntate si todas las escenas que has incluido son realmente necesarias: si todas ellas hacen que la historia avance y si cada una conduce a la siguiente. Ten cuidado también con las descripciones, no vaya a ser que te hayas emocionado describiendo durante siete páginas los colores de las flores de un macetero (sobre todo si el macetero en cuestión no tiene relevancia alguna para el desarrollo de la trama). Pero, si no encuentras paja, no hace falta que te la inventes tampoco. 

Por tanto, no debes fiarte al cien por cien de estas aproximación (que al fin y al cabo son solo una guía), aunque puedes alegrarte si tu manuscrito entra dentro del intervalo del género al que pertenece: probablemente venda más. Pero digo probablemente y no soy tajante con ello, porque en realidad el número de palabras es solamente uno más de los factores que hacen que una persona escoja un libro u otro como su próxima lectura.

Anuncios

2 comentarios en “¿Cuántas palabras debe tener tu novela?

¿Tienes algo que decir? ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s