Un glosario en Microsoft Word | Las herramientas del escritor (6)

Las herramientas del (1)

¡HOLA! Hacía mucho tiempo que no enredaba con el Word (tampoco me había hecho falta), pero hace unos días me puse a preparar mi novela sobre la Guerra Fría para dejarla presentable y poder mandarla a algún sitio… ¡y resulta que me hacía falta un glosario!

Allá por mayo del año pasado te hablé ya de la ingente cantidad de notas al pie de página que tenía en mi manuscrito (que, por supuesto, ha crecido desde entonces). De hecho, tenía dos categorías de notas: las que eran simplemente la traducción de términos extranjeros, principalmente, del alemán (notas al pie), y las que eran anotaciones culturales o históricas, sobre personajes que existieron realmente o cosas por el estilo (notas al final del documento), como esta de la foto sobre el  Mischkaffee:

Seguir leyendo

I Encuentro de Escritores, Lectores, Editoriales, Blogueros y Booktubers

I Encuentro de Escritores, Lectores, Editoriales, Blogueros y Booktubers

EL SÁBADO PASADO me animé a acercarme al I Encuentro de Escritores, Lectores, Editoriales, Blogueros y Booktubers que organizaba la Asociación El Club de las lectoras y lectores en Badajoz. He de decir que no sabía muy bien a qué iba, porque no suelo poder participar en este tipo de eventos, ¡y me llevé una grata sorpresa!

Seguir leyendo

Los brownies de «El tercer durmiente»

LO QUE VOY A CONTAROS no es ningún secreto: adoro a Maggie Stiefvater.

A la mayoría de la gente, el nombre le sonará de la saga Los lobos de Mercy Falls. A decir verdad, yo misma entré en contacto con Maggie a través del primer libro de la saga, Temblor, siendo adolescente. Sin embargo, no me llamó especialmente la atención y no volví a leer nada suyo hasta muchos años después, cuando la autora hizo una presentación en Madrid del primer libro de su nueva saga The Raven Boys. Fui sin tener ni idea acerca del libro y sin saber tampoco gran cosa de Maggie. Me hacía ilusión conseguir un libro firmado por una autora extranjera, pero no me esperaba mucho más.

Pues bien, me equivocaba: la presentación me encantó, Maggie me pareció fascinante y divertida y me lo pasé genial… hasta que me llegó el turno para que me firmase el libro. Y el problema no fue ella, sino yo, que  me quedé totalmente muda. ¿Qué iba a decirle? No sabía realmente de qué iba la nueva novela y no había leído ninguna de las anteriores salvo Temblor, del que casi no recordaba nada. Así que me puse muy roja, sonreí sin decir nada y suspiré de alivio cuando me hubo firmado el libro y pude alejarme de allí.

Me arrepiento profundamente.

Seguir leyendo

Cómo superar la crisis de mitad de novela

Cómo superar la crisis de mita de novela

CUANDO EMPIEZO A TRABAJAR en una nueva novela, normalmente no tengo todas las piezas. De hecho, al principio suelo tener solo una pequeñísima parte de la historia, o un personaje, o simplemente una ambientación. No conozco a nadie que haya tenido una idea («oye, pues estaría guay tener un personaje que quiere ser piloto de aviones pero le dan miedo las alturas») y, al segundo siguiente, tenga toda una novela de 845 páginas planificada y estructurada perfectamente, con siete subtramas y un estupendo trasfondo de superación (¡y hasta varias capas de simbolismo!). En una buena novela te encuentras todas esas cosas, pero lo normal es que el escritor tenga que currárselo un poco y tirar del hilo para que un elemento lleve al otro y, al final, todo cuadre.

Seguir leyendo

Documentación extrema (9) | De escuelas nómadas

Documentación extrema (9) | De escuelas nómadas

HACE YA MÁS DE UN AÑO que empecé a contarte con pelos y señales lo friki que soy a la hora de documentarme ¡y hoy vengo con la novena entrega de esta serie! Desde entonces he aprendido muchas cosas (prácticamente inútiles, la mayoría, como que no había lecheros en Berlín en 1961), ¡y espero que tú también hayas aprendido un poquito conmigo (aunque solo sea por quedar bien en el Trivial)!

Seguir leyendo